2006/02/15

Estos Juegos no son cosa de niños

Los deportistas van al límite y pagan por ello. Los últimos episodios confirman que son unos Juegos peligrosos

Los deportistas van al límite; esto son unos Juegos. Todos aspiran a rendir al máximo de sus posibilidades. El trabajo de tanto tiempo se resuelve en apenas unas milésimas de segundo.
No hay lugar para el miedo ni para la cautela; es ahora o nunca, bajar a tumba abierta y jugársela. La presión que soportan es enorme, casi inhumana. La mayoría necesitan de la ayuda de psicólogos. Esa es la causa de que los Juegos de Turín se estén convirtiendo en un campo sembrado de minas sobre el que muchos deportistas están dejando esparcidas sus posibilidades de éxito y algún que otro hueso. No son pocos los que han tenido que pasar por el hospital. Los médicos trabajan a destajo.
Ayer mismo, en el descenso de la combinada, pudimos ver dos espectaculares accidentes. Uno fue el del checo Filip Trejbial, que fue a estrellarse contra las redes protectoras y acabó sin casco de protección y sin poder levantarse de la nieve. Fue retirado de la pista en camilla. Tan espectacular como éste –o puede que más– fue el del australiano Jono Brauer, en la misma prueba. Finalizó su participación ‘clavado’ a la red. Peor suerte corrieron el día antes La francés Carole Montillet, la estadounidense Lindsey C. Kildow y la canadiense Allison Forsyth. Las tres se cayeron espectacularmente durante un entrenamiento para el descenso femenino de hoy y terminaron en el hospital. Perdieron el control de sus esquíes en la pista de San Sicario Fraiteve. Fueron trasladadas en camilla y posteriormente evacuadas al hospital de la Villa Olímpica de Sestriere, en el caso de la primera, y un hospital turinés en el caso de las norteamericanas.
La campeona de la Copa del Mundo de descenso Michaela Dorfmeister, explicó ayer que, en su opinión, muchos de estos accidentes estaban provocados por la presión psicológica que sufren los deportistas: “Los Juegos se disputan una vez cada cuatro años y los deportistas arriesgamos mucho”, dijo. También ayer, el catalán Jordi Font sufrió una luxación de su hombro izquierdo mientras se ejercitaba en la prueba de ‘boardercross’. Le trasladaron a Bardonecchia y los médicos le aconsejaron quince días de reposo absoluto pero él quiere volver a entrenarse hoy.

No hay comentarios:

SNOW.boART.TV @ Facebook

SNOW.boART.TV on Facebook